De acuerdo con una encuesta mundial realizada recientemente por la consultora Gallup, 63 por ciento de los trabajadores no está satisfecho con su trabajo, de los cuales 24 por ciento asegura odiar su empleo.

Asimismo, la Encuesta Internacional de Empleos de Kelly Services revela que más de 70 por ciento de los trabajadores no está contento en su trabajo y planea renunciar.

Las principales causas por las que la gente no aprecia su trabajo son porque no ven oportunidades de crecimiento, no les gusta lo que hacen, no son bien remunerados ni valorados, entre otros factores, según un estudio realizado recientemente por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

Ante este panorama, que no parece muy alentador, sí existen trabajos en los que la gente es feliz, en los que disfrutan cada uno de los minutos que pasan ahí, en los que no tienen que cumplir un horario, que les permiten conocer el mundo, que les ofrecen oportunidades de crecimiento y en los que su talento es reconocido y valorado por mucha gente; uno de esos empleos anhelados existe y se llama ser científico.

Los que realizan investigación, desarrollo o innovación son felices en su trabajo, así lo manifestaron seis científicos de diferentes universidades y centros de investigación del país.

Quizá la razón por la que los científicos son tan felices es porque no tienen que trabajar, así es “en la ciencia no tienes, quieres trabajar, ¿cuánto tiempo?, no lo sé, el necesario, no tenemos horarios”, indicó Eduardo de la Fuente Acosta, profesor de la Universidad de Guadalajara (UDG).

A decir del investigador, el hecho de “querer” y no “tener” que trabajar hace la diferencia, porque “lo que haces, lo realizas con gusto porque es lo que te mueve, lo que te apasiona y eso te mantiene feliz y pleno”.

Pero ¿qué es lo que mantiene tan contentos a los científicos? Que nunca se aburren, su trabajo es muy divertido, es como si nunca dejaran de ser niños, manifestó Mauricio López Romero, investigador del Centro Nacional de Metrología (Cenam).

Leer el artículo completo en Agencia Informativa CONACYT. Crédito: Verenise Sánchez.