31 de diciembre, último día del año. Otro año que termina con grandes logros y satisfacciones pero también con tropiezos y desencantos. Otro año en que, al cierre, debemos solo almacenar aquello que realmente valió la pena. Creo que de esto precisamente se trata la existencia. Otro año que nos permitió coincidir con muchas personas y que nos permitió crecer y madurar.
Agradezco infinitamente por todas esas personas con las que la vida me permitió coincidir, “en este tiempo y este espacio”, como dice la canción. Me siento agradecido por todas esas personas que, parafraseando a Catón, “me quieren con sinceridad a pesar de mis defectos y a las que yo quiero con sinceridad a pesar de mis defectos”.


Mañana inicia el 2016. Año de grandes planes y retos. Año en el que espero seguir coincidiendo y conservando el cariño y la amistad de todas esas personas que, sin merecerlo, me quieren y se preocupan. Año en el que espero acrecentar el número de esas personas, porque al final, eso que verdaderamente importa. Al final, se nos medirá por el número de personas a las que hicimos felices, el número de personas para las que el mundo es mejor, en parte, por nuestras acciones.

Que tengan un ‪#‎feliz2016‬ lleno de salud, amor y satisfacciones. Un abrazo.